viernes, 30 de diciembre de 2011

Un amiguete me envía esta “foto”:

Internet está plagada de archivos llenos de humor y mala leche. Hay, sin duda, mucho creativo sin puesto de trabajo o trabajando en cualquier otra cosa.
Hubo un tiempo en que mi correo electrónico estuvo invadido por “chorraditas” (así se llama la carpeta donde las almaceno) que muchos se sentían obligados a difundir por cuanto buzón de correos encontrase a su paso.
Hoy afortunadamente sólo son dos o tres los que me mandan estas cosas. Y suelen ser de suficiente calidad como para agradecerlos. Así que, para ir terminando el año de manera “distinta” aprovecho esta magnífica “foto” para agradecer a quienes nos sacan una pequeña sonrisa o una nota de admiración cuando a las mañanas abrimos nuestro correo.
Que el 2012 sea un buen año. Os lo deseo a todos de corazón. Que las serias dificultades económicas no pongan a prueba ni nuestra amistad ni nuestra alegría, ni nuestra “mala leche”.

martes, 27 de diciembre de 2011

Zorionak eta urte berri on

La semana pasada fue rica en acontecimientos y, al parecer, pobre en tiempos de tranquilidad y calma. El final de mi trabajo por este curso, la última (de momento) despedida, Santo Tomás, el Bilbao basket en el Top 16, el reencuentro con la “cuadrilla de los viernes”, la lotería (sólo pérdidas), la ciudad engalanada, los regalos de Olentzero, la Navidad,… y ninguna reflexión en el blog.
Esta semana, todavía ayer, he terminado de leer “Esperadme en el cielo” de Maruja Torres. Al ir a dejar aquí alguna reflexión he caído en la cuenta de que es la segunda novela que leo de Maruja Torres en muy poco tiempo. No creo que haya más explicación que la casualidad y que hacía tiempo que tenía ganas de leer en concreto ésta. La anterior la leí por aquello de que se anunciaba como una novela negra.
“Esperadme…” es un canto a la vida a través de la fantasía de una mujer que lucha por quedarse para siempre en la eternidad o volver a vivir lo que le queda del tiempo actual. Curioso, muy curioso, su planteamiento de una eternidad sin dios, se vuelve compleja su lectura porque, al mismo tiempo, es un homenaje al Mediterráneo, a Barcelona-Alejandría-Beirut y a Manuel Vázquez Montalbán y Terenci Moix. No se puede leer fácilmente sin saber algo de todo lo que acabo de apuntar. Hay muchos guiños de ojo que se pierden.
En mi interés porque algo de las novelas que leo os llegue a todos os dejo una cita de su novela: “Solía decirte lo que un sabio ya nos advirtió: no todos podemos construir catedrales, algunos fabricamos mesas.
Preocúpate de que la mesa sea sólida, firme y armónica y de que sirva para su uso”
Y bien, mañana Zorionak y el sábado Urte berri on.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Miscelánea

Son los problemas de los días lluviosos y fríos: da tiempo para trastear, leer,...
Habréis observado que el blog añadió hace poco una página con un microrrelato. Hoy he añadido un album de fotos con los paisajes del año que acaba.
Y, como se que no vais a seguir mi consejo y no vais a leer a Le Carré, os copio una frase: "era el modelo de educador nato: meticuloso, elocuente, empeñado en que cada lección fuese divertida y cada lección quedase bien grabada en la cabeza". Espero que la traduzcais.

Privada o pública ¿= rica o pobre?


He seguido esta semana en la prensa la discusión entre Kristau Eskola (la patronal de los centros religiosos de educación privada) y la Administración por la financiación económica de las dos redes mayoritarias en la educación obligatoria en Euskadi. Nada nuevo, creo, se ha dicho.
El caso es que me parece absolutamente correcto el argumento de Isabel Celáa cuando dice que la educación primordial es la pública y que si su financiación es más elevada se debe  a sus características, características necesarias para que la educación sea obligatoria, gratuita y universal.
También tenía toda la razón al decir que en la realidad de este país caben situaciones sociológicas muy desiguales y ello conlleva que no se pueda dar una financiación homogénea para todo tipo de educación pública. No es lo mismo una ciudad grande que un pueblo pequeño, está el respeto a la pluralidad lingüística, las necesidades de los inmigrantes, muy distintas entre árabes y latinos, las procedencias familiares, las necesidades especiales,… etc.
Pero luego comete –en la práctica- el mismo error conceptual que había cometido Kristau Eskola: hacer de la privada una realidad homogénea.
Y aquí es donde surge mi rebelión. Yo conozco, he vivido, he construido y he trabajado en una escuela privada que se le parece mucho más a la que justifica la discriminación económica de Isabel Celáa que a la que ella parece referirse cuando habla de los centros privados.
Y ese tipo de escuela –para seguir con la lógica de su propio discurso- sólo debería tener dos posibles soluciones: o no existir (por las razones que sean, que lleven a la Administración a negar su interés social) o existir con la misma discriminación económica que se pide y se practica con la pública.
Mientras no sea así, espero que todos entendáis que mi solidaridad no se orienta hacia Kristau Eskola, sino hacia el personal que debe trabajar en condiciones más precarias, con menos sueldo, más horas lectivas, ninguna seguridad laboral, peores equipamientos pedagógicos, … de lo que sería razonable en el discurso de Administración.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Bilbao Basket (aunque cambie de nombre)

Abro mi blog esta mañana para felicitar al Bilbao Basket por el partido de ayer. De nuevo un partido serio y "poderoso". Como debe ser.
Para mayor regodeo eso ocurría después de una buena comida, buena no tanto por lo que hubo sobre la mesa (que se trató de un simple menú del día) cuanto por los que se sentaban alrededor de la mesa (de la mejor carta, Michelín tres o cuatro estrellas).

jueves, 15 de diciembre de 2011

Otra de ciudadanos

Osakidetza pagará 300.000 euros por no detectar un cáncer a una mujer que murió


La paciente, de 55 años, acudió en numerosas ocasiones a consultas de especialistas y a un hospital sin que le efectuaran las pruebas necesarias

Así decía una noticia de la prensa de ayer. Y yo pensaba una vez más: Osakidetza no es nadie. Bueno, sí: tú y yo porque nosotros somos los responsables con nuestros impuestos y cotizaciones. O sea que vamos a pagar tú y yo. Pero ni tú ni yo hemos trabajado mal. Ni tú ni yo hemos faltado a nuestra obligación, ni tú ni yo la hemos pifiado. Entonces, ¿quién?. ¿Nos devolverá los 300.000 del ala?

Por la noche veo un reportaje sobre el paro y los parados en TVE. Se me ponen los pelos de punta oyendo a gente con rostro decir que encontrar trabajo ¡por una horas! es una lotería, que un trabajo de 20 días por 400 euros es el premio gordo, que por cada puesto posible hay 300 currículos (y la gente incapaz de escribir el suyo), que... la crisis es de verdad para mucha gente.

¿Nadie tiene un ratito para hacer algún comentario?

miércoles, 14 de diciembre de 2011

La huelga en Metro Bilbao


Mi blog está paralizado por la huelga del 21 del metro de Bilbao. Es que si pienso en escribir, al instante este asunto parece colocarse el primero de la cola de la punta del bolígrafo. Así que tengo que desbloquearlo.
Creo que pertenezco a un grupo amplio de individuos más o menos bien (?) informados: leo la prensa, veo los telediarios, … sólo me falta oír la radio (ya estoy viendo la sonrisa de quien piensa que ese es mi problema). Y algunas cosas me quedan claras y otras no.
Por supuesto, por encima de todo, se que la huelga es un medio de lucha (de clases) para conseguir mejoras y que el derecho a ella no es ningún regalo.
Se que, como en toda negociación, hay dos partes echando un pulso. Y dejadme que subraye que hay dos partes. Porque parece que aquí la patronal es absolutamente inocente (“pobrecitos ellos” lo han hecho todo bien al servicio de los ciudadanos). O sea, que ellos no tienen buenas condiciones de trabajo (que para nuestros hijos quisiéramos nosotros), beneficios, buenas viviendas, buena vida, buenos… Eso es patrimonio exclusivo de los trabajadores que, insaciables, aún quieren más.
Se, porque hace mucho que no soy un ingenuo en este terreno, que los sindicatos están politizados. Y politizados “de partido”. O sea, los sindicatos siempre han estado politizados; el problema llega cuando los intereses políticos “de partido” priman sobre otras consideraciones.
Pero – apunte muy rápido – la patronal también está politizada. Y “de partido”.
Se que la información que nos llega es muy pobre y periférica: sabemos qué significa Sto. Tomás, qué sueldos tienen los maquinistas, cuánto cobrarán los que trabajen en Navidad,…, pero ¿cuáles son esos acuerdos anteriores incumplidos por la patronal y que llevan a los trabajadores a una huelga?; ¿cuáles son los acuerdos que sí han respetado?; ¿qué piden unos que los otros no pueden dar?
Por último, se que los usuarios estamos siendo la “fuerza de choque” de unos y otros. Para que una huelga sea efectiva debe “hacer daño”. Pero a los contrarios, no a los consumidores.
En otro orden social, en una organización diferente (que entre todos deberíamos crear) los usuarios-consumidores-ciudadanos no deberíamos necesitar que gente ajena a nosotros (la patronal, el gobierno,..) velara por nuestro bienestar. Podríamos ser “adultos”.
Quizás si se lograse de verdad que nosotros (la “fuerza de choque”) tuviéramos el poder de mediación en nuestras manos, quizás entonces cambiarían muchas cosas.

Como la vida es más amplia, si no hubiera existido este bloqueo os hubiera contado que he terminado de leer “La tela de araña” de Joseph Roth. Hoy tengo tertulia literaria a partir de dicha novela. Mi impresión final es que os la podéis evitar.
El pasado domingo estuve en el teatro viendo “Elling”. Extraordinario Carmelo Gómez, simpático Javier Gutiérrez y muy buena nota para alguien a quien nunca había visto: Chema Adeva. La puesta en escena resultó muy interesante. Pero la obra era muy pobrecita, repetitiva, con diálogos tirando a pobres, aunque a ratos resultaba divertida.
Ahora leo a John Le Carré, “Un traidor como los nuestros”. Escribe bien Le Carré. Si os gustan las de espías, siempre es una garantía. De momento, me está gustando.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Más sobre la jubilación

Antesdeayer última (¿?) despedida de jubilación. Aunque sea de pre-jubilación. Cena agradable, una copa ruidosa ya a casa. Que habíamos madrugado y ya no resistimos demasiado. Al menos yo.
Cuando llegué a casa leí las cosas que me habían escrito en aquel monumento a la postal que me dedicaron durante la cena.
¡Qué difílcil resulta expresarse! No estamos acostumbrados a escribir, y menos a dar rienda suelta a los sentimientos. Llegamos a decir en voz alta lo que pensamos, las ideas que tenemos, pero los sentimientos que nos tienen... Menos mal que, como nos tienen ellos, son ellos los que escriben en nuestras miradas, en nuestras posturas, en nuestros silencios.
En ellos miré, escuché. Con ellos comulgué. Hacerse viejo significa también haber aprendido que hay muchas más inteligencias que la racional, que es lo que parece que se va a llevar entre los educadores la próxima década como el último de los descubrimientos. Inteligencia emocional, se llama ahora.
Desde aquí mi agradecimiento a quienes, presentes o ausentes, en aquel rato (y en otros) me dijisteis, de una manera u otra, que había merecido la pena compartir caminos, ilusiones, trabajo, durante muchos años de mi vida. Mi deseo más profundo es que os ocurra lo mismo ... aunque os falten unos añitos para llegar a semejante "madurez".
Buen puente.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Domingo casero


Domingo casero. Por fin, uno. Ni pisar la calle. Tuve dos tentaciones, por la novedad de pasar un domingo entero en Bilbao, que hacía mucho tiempo. Pensé en la posibilidad de ir por la mañana a Miribilla y/o por la tarde a San Mamés. Menos mal que no caí en la tentación. En ninguna de las dos. Seguí al Bilbao Basket por la tele y al Athleti por el Teletexto. Fue suficiente. No hay que caer en las tentaciones, que ya nos lo decían de pequeños.
Y en medio de ese día tan tranquilo dos momentos fueron haciendo que mis neuronas apuntasen hacia la reflexión de esta entrada.
El periódico traía una entrevista con uno de los próceres de este país. Director de empresa, exlehendakari,… se jubila. Y dice que ahora, por fin, va a poder decicarse a su mujer. Hasta ahora debía dedicarse en cuerpo y alma a su trabajo profesional. Ahora ya va a poder “recompensar” a su mujer. Y, ¿ella?, ¿su mujer?, ¿a qué se dedicaba su mujer?, ¿se dedicará ahora a él?. ¿Seguirá dedicándose?, quería decir.
Por la tarde, “oí” una peli que daban en la tele. La oí porque yo estaba en otras historias (con el ordenador, vamos) de espaldas al televisor. Pero, no hacía falta ver nada, con “oirla” se seguía perfectamente. El argumento era muy complicado: Una chica joven está embarazada de muchos meses; le ofrecen la subdirección de la Corporación (era americana) en la que trabajaba y, al aceptarlo, se rompe la pareja. Pero, unos desalmados le roban el bebé que iba a tener. Con la ayuda de su exnovio y padre del bebé robado consigue recuperarlo. Al happy end llegaremos con un trío feliz, él, ella y el bebé. Las últimas palabras de ella son para comunicarle a su -de nuevo- novio que ha renunciado a su trabajo.
Pues menos mal que el sábado era el día contra la violencia de género. Porque el domingo parecía el día de “cuídame los hijos, tenme limpia la casa, prepara la comida, calienta la cama y ponte guapa para que te luzca”. Eso sí, a partir de ahora ya “no te voy a pegar más”.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Miscelánea


“La que se nos viene encima” se puede tomar algún que otro paréntesis. Uno bueno es ir a “pasear” un rato al Museo (Bellas Artes) entre los cuadros de Antonio López. Esta es una exposición para los que no entendemos mucho. Hay muchas “cosas” bonitas de ver. Ya sabéis que los miércoles la entrada al museo es gratis, aunque no seais pensionistas.

Y, hablando de pensionistas, aunque nunca he sido funcionario, las medidas del gobierno vasco con sus trabajadores siempre han marcado las medidas que se tomaban en la educación privada. Así que me imagino que, a partir del año próximo, se acabaron las prejubilaciones con contrato de relevo, por lo que puedo estar siendo uno de los últimos. Y habrá que rezar para evitar efectos retroactivos, que aún me queda otro año de contrato de relevo.

Lo que va a ser más “grave” es que se extienda la pérdida del complemento a las bajas. Hasta ahora, estando de baja, se cobra el 100% del sueldo (durante unos meses). Cuando eso desaparezca, habrá que ir a trabajar en medio de la más fuerte gripe. Y si no se va, espero que a los compañeros que sustituyen al enfermo y que trabajan sus horas (las del enfermo) les compensen con un plus de sustituciones. Claro que parece que también se van a acabar “las sustituciones para cubrir vacantes”. O sea, que aquello que defendíamos en la Escuela de que buscaran a alguien para sustituir a un profe que sabíamos que iba a estar ausente más de dos semanas, se acabó. Tampoco. Porque en la privada nunca hemos dejado se sufrir las pérdidas de mejoras de la pública, como nunca hemos llegado a tener todas sus condiciones.
 

Esta semana he podido volver a ver una muy vieja película que aún recordaba de mi infancia. Lo he hecho en el video, por supuesto. Pero está claro que las cosas buenas no envejecen mal. Si alguien quiere ver como era eso de los chavales en los años cincuenta en Francia, “La guerra de los botones”, pero no la que están poniendo ahora en los cines que es de este año. No. La de 1962, la de Yves Robert

lunes, 21 de noviembre de 2011

Yo he perdido

Esta vez, al menos, un partido dice que ha perdido: el PSOE. Aunque a nivel estatal, que a nivel autonómico (en nuestra autonomía) ni eso.
A mí esto del ganar-perder siempre me ha parecido de lo más sencillo de medir. Si mi adversario gana, yo pierdo. Y esta vez ha ganado por goleada. Así que yo he perdido.
Mientras me recupero de la depresión y vuelvo a la prosa diaria, os dejo con este "sueño" que fue de Gabriel Celaya y que muchas veces me asalta:

La vida que murmura. La vida abierta.
La vida sonriente y siempre inquieta.
La vida que huye volviendo la cabeza,
tentadora o quizá, sólo niña traviesa.
La vida sin más. La vida ciega
que quiere ser vivida sin mayores consecuencias,
sin hacer aspavientos, sin históricas histerias,
sin dolores trascendentes ni alegrías triunfales,
ligera, sólo ligera, sencillamente bella
o lo que así solemos llamar en la tierra.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Tentaciones de absolutismo


El jueves pasado estuve en el funeral de la madre de Zuriñe. Después de varios funerales, tuve la sensación de estar en un lugar en el que muchos de los presentes estaban porque sus creencias coincidían con lo que decían que allí ocurría. Y resulta agradable constatar que eso aún es posible, que hay gente que despide a los suyos como realmente su corazón se lo pide. Pero …
Dos grandes “peros”. Dos “peros” que son reiterativos, que se pueden observar en la mayoría de esos funerales, que muestran que quienes creen en ellos deberían hacer algo por cambiarlos. Y no sólo las ceremonias a las que me refiero, sino también, y sobre todo, lo que en profundidad esos dos “peros” están haciendo patentes.
Su liturgia (su puesta en escena que llamaríamos ahora) es triste, seca, monótona, … aburrida hasta decir basta. Y, además, está preparada para que sólo uno de los presentes tenga derecho a hablar, a decir algo que no sea distinto de la repetición, una y otra vez, de unas palabras que surgen cuando él invita a decirlas. Y sólo en esos momentos.
El segundo “pero”, que quizás está en la raíz del primero, es mucho más grave. En toda religión hay una “tentación” – la llaman desde la propia religión -, una característica intrínseca – dicen los no religiosos – de un peligroso absolutismo. Su verdad es absoluta y quien la tiene está en posesión de la “salvación”, la “justicia”,…
Podría recordar muchas de las frases que utilizó el cura (el único que podía hablar) y “sacarlas de su contexto” (diría él) o meterlas en su contexto más real (diría yo): sólo la fe en Dios (no cualquiera, sino muy concreto) puede dar sentido a la muerte y, por tanto, a la vida; sólo en Jesucristo (el de la iglesia católica, por supuesto) hay salvación, sólo … Hasta acabar con una canción que decía (y perdonad que no recuerde su literalidad): ven a mi lado porque sin ti nada hay justo, nada bueno. ¿Tentación? de absolutismo.
Y  Zuriñe trabaja con gente que habla de otro Dios porque es musulmana, con gente que no cree en Dios sino que se declara agnóstica, con gente que siente otras formas de religiosidad mucho más próximas al budismo. ¿No habrá en ellos nada justo, nada bueno?

jueves, 17 de noviembre de 2011

Las enseñanzas de D. Juan

La semana pasada fue el tiempo vivido (la edad), anteayer el azar (en forma de cuchillo de cocina), ayer la enfermedad. El resultado, en los tres casos, se llama muerte. La muerte. Estoy rodeado de muertes más o menos conocidas, de más o menos conocidos. Y es inevitable.
Zuriñe me decía hace unos días que le había dado a leer a su madre este blog. Así que es la primera persona (que yo sepa) que muere habiendo leído éstas mis cosas.
A medida que va pasando la vida, a medida que me he ido haciendo “mayor”, pensar en la muerte es cada vez más frecuente. Y no se piensa en la muerte, en abstracto, como si fuera una verdad filosófica que hay que desentrañar. No. Al menos yo, cuando pienso, pienso en mi muerte. No me recreo en el pensamiento, pero es un hecho cada día más frecuente la muerte de gente conocida.
Puedo decir que, en medio de un maremagnum de pensamientos y sentimientos, sólo dos ideas me parecen claras: la primera es que se trata de algo inevitable; más o menos lejana, pero inevitable. La segunda es que no me da ningún miedo. Que esos miedos atávicos que parece que deberían existir si siguiéramos las consideraciones de la literatura y los sermones que fueron habituales en mi adolescencia, de todos esos miedos no hay nada. ¿Insensatez?
Una tercera idea va apareciendo cada vez con más claridad: no se puede vivir para la muerte, para el “después de la vida”, ya sea para el juicio final ya sea para dejar no se qué a mis descendientes. Hay que vivir para la vida, para lo que llamamos vida sin más pretendidas profundidades.
Parecería banal el conjunto de estas tres ideas. Pero os aseguro que no lo es. Si yo no fuera tan vago y tan inconstante, podría desarrollar un tratado entero sobre la muerte a partir de ellas.
Decía D. Juan (el de Carlos Castaneda, el de las enseñanzas, aquel brujo-chamán, que quizás no fue más que un personaje literario) que llevamos la muerte sobre el hombro izquierdo y que si fuéramos suficientemente rápidos para volver la cabeza, la veríamos antes de que desapareciera de nuestra vista. Tenía razón.
Buen finde.
Y pensaos muy bien lo del domigo. De cualquier forma nos vamos a equivocar…

martes, 15 de noviembre de 2011

El azar


He acabado de leer “La cola de la serpiente”, de Leonardo Padura. Estaba recién salida, calentita aún, cuando la compré la semana pasada. Aunque no es lo último que ha escrito. Es un poco decepcionante. No es una mala novela, pero se tiene la sensación de estar ante una “novelita”, un cuento largo. No es de ninguna manera una de las novelas a las que Padura me tiene acostumbrado. Y, cuando uno llega al final, descubre que así lo plantea el propio Padura en una “Nota del autor” que Tusquets ha dejado para el final del libro. ¿A propósito? Un poco de trampa creo que hay. Y, si no, leed: “La noveleta escrita en 1998 fue publicada en Cuba –donde se deben aprovechar las oportunidades editoriales cuando aparecen y como aparezcan – como complemento de un volumen que abría la novela Adiós, Hemingway.”

No ha estado mal releer “Antígona” de Sófocles. Esta obra de teatro siempre es recomendable.
Aparte lecturas, hoy le doy vueltas a la importancia del azar en nuestras vidas. ¿Qué, si no el azar, puede hacer que se crucen las vidas de un porofesor jubilado que toma café a la mañana en un bar de Santutxu y de un loco iraní treintañero con un cuchillo? Yo conocía a Kepa a quien veía muchas veces por el barrio y con el que me saludaba sin saber porqué. ¿Alguien podía siquiera imaginar que un jovencito de “¿sabéis dónde cae Irán?” emigraría (supongo en qué condiciones) de su tierra y llegaría un día a las nueve y media de la mañana a un bar de Santutxu para matar a alguien que se había jubilado anticipadamente para no tener que estar a esa hora en su lugar de trabajo? Jugadas del destino (de eso habla Antígona), el azar como el mayor tirano que decide sobre vida y muerte,…
No creo que seamos fruto del azar, no quiero creer que no tenemos ninguna autonomía en nuestra vida y que todo está marcado ya, pero de ahí a no ver la importancia del azar …

domingo, 6 de noviembre de 2011

Ha muerto Don Ángel

Ha muerto Ángel, “Don Ángel”, “Don Ángel, el del taller”. Recuerdo que cuando yo llegué a Otxarkoaga con 25 años, él era ya un “señor mayor”. Trabajaba en la Escuela, en los viejos barracones del centro del barrio y comíamos juntos casi todos los días de labor.
Recuerdo nuestras “discusiones” sobre “estos jóvenes de ahora que no valéis para nada” a lo que yo respondía:” ya, para juventud la vuestra que fuisteis tan mantas que perdisteis una guerra y así nos va ahora”. Eran “discusiones” desde el respeto, el cariño, la complicidad en un trabajo común.
Me imagino, más de una vez, a los jóvenes de hoy diciéndonos a los que ya somos “señores mayores”: mirad lo que nos habéis dejado. Así que hay demasiadas cosas que se repiten en el paso de las generaciones.
Ángel era “tan mayor” ya entonces (1972) que tenía un año más que mi padre. Ambos se conocían porque los dos eran de Sestao. Conmigo tres. Los dos –conmigo tres- se dedicaron a trabajar con chavales, a ayudar a muchos a promocionarse en la vida, a encontrar un trabajo con el que vivir dignamente. Ninguno de los dos –conmigo tres- cambiaron el mundo. Los dos –conmigo tres- hicieron muchas cosas mal, se equivocaron muchas veces y repartieron más de un sopapo equivocado. Los dos acertaron otras muchas veces.
Pero yo, desde aquí, como soy el único que queda de los tres quiero honrarles a ambos. Hoy especialmente a  Ángel (que para mí nunca fue “Don”, quizás porque éramos de Sestao). Mi trabajo con chavales también se ha acabado, como acabó un día el suyo. Ojalá dentro de 30 años a alguien le quede el recuerdo. Poco más podemos dejar.

Y volver, volver, volver

No me apetece nada ni siquiera pensar en lo que ha significado la vuelta al trabajo para cumplir ese 15%  que debo currar en la Escuela y que he acumulado en dos meses.
De momento me ha sentado mal. Salvo la posibilidad de ver, charlar y echar una pequeña mano en algún caso a quienes fueron mis compañeros –y más- de cursos pasados, salvo eso, que se puede hacer en un ratito o dos, el resto para tirar.
Empecemos por constatar que, cuatro meses después, todavía hoy la vida empieza antes de las 8,30 de la mañana, mucho antes. Luego que las sillas para trabajar son incómodas y atacan a la espalda, que los ordenadores parece que ordenan en vez de obedecer, que en mi casa voy mucho más rápido, que el tiempo es lo que dice un reloj (llevaba 4 meses sin ponérmelo)… Demasiado. ¡Qué le vamos a hacer!  Es la diferencia entre ir a un trabajo con algún sentido o ir a un trabajo porque hay que ganarse el sueldo. El trabajo real, según mi experiencia, es siempre una mezcla de los dos, pero esta vez lo segundo puede con lo primero.
Por otro  lado, como esta semana empiezan las tertulias literarias a las que asisto, me he “tenido que” leer “Silas Marner”, de Georges Elliot. Es una novela inglesa, victoriana, de fines del siglo XIX. Os podéis imaginar la aprensión con la que acudí a sus páginas. Me equivoqué. Es realmente interesante, con una muy aguda percepción de la sicología de los hombres y las mujeres. La historia es muy sencillita, pero el análisis que Elliot construye a partir de ella se lee con gusto y con una sonrisa cómplice, la que alguien pone cuando piensa “ya me parecía a mí que aquí había gato encerrado”. No os voy a decir que la leáis, pero para esos ratos sueltos sin demasiadas complicaciones,…
De todas formas, leed,… que se os va a olvidar.
Nota.- Esta entrada apuntádsela al sábado. No pudo ser porque no tenía Internet

lunes, 31 de octubre de 2011

Con nombre propio

Ha sido él. Podía haber sido otro, pero ha sido él. El tiene nombre propio.
Y él tiene parte de la “culpa” de que yo esté ahora escribiendo este blog que todos podéis leer. Hay más “culpabilidades” que la suya, por supuesto. Pero a él le ha tocado solucionarme un buen puñado de pequeñitas dudas que, si no te ayudan a solucionar, paralizan cualquier atrevimiento en la Red. ¿Cómo se llega a ese programa?,  ¿lo instalo?, ¿cómo me desenvuelvo para incorporar un video?, ¿cómo funciona eso del diseño o de las “entradas”?,… Las preguntas pueden ser múltiples, inacabables.
Hoy quiero dedicar un ratito a pensar en cómo los que nos rodean –unos con nombre propio y otros anónimos – nos echan frecuentemente una mano, dos manos,… mil manos.
Se trata, las más de las veces, de ayudas pequeñitas: cómo se resuelve este problemilla de programación, por dónde cae una dirección determinada (en el mapa real, no en el virtual), cómo se rellena un papel, a quién se le puede consultar, esa sonrisa que venía necesitando, el consejo para comer un poco más sano, la indicación de un lugar para cenar agradablemente, de una peli para ver,… Y mil cosas, mil situaciones, mil asuntos.
Son cosas mínimas, pero de ellas se nutre nuestra vida. No estaría mal homenajear durante un rato a los que las hacen posibles.
Ah! Casi lo olvido: Zorionak por adelantado, Isma. Voy a ser el primero porque hasta mañana no es tu cumple.

domingo, 30 de octubre de 2011

Olvidados

Casi no he editado mi anterior entrada cuando he recordado dos olvidos importantes: En el blog de Nerea (tenéis su dirección en la columna de la izquierda del mío) hay una entrada graciosísima que se titula "Jobs in town". Echadle una ojeada.
Y, lo más importante, hoy he sabido por la prensa que Carlos (Renedo) ha salido de la cárcel. Soy de los que piensan que los crímenes habrán de ser pagados y nadie deberá poder escaquearse de ello. Pero de veras que me alegra mucho saber que Carlos está fuera de la cárcel. Tenga o no un juicio pendiente, quiero creer que no ha manchado nunca sus manos con sangre y que cualquier idea que uno tenga debe poder ser expresada y defendida con absoluta libertad e impunidad. Supongo que habrá pasado muy malos momentos y que habrá sufrido. Me pone contento que pueda seguir adelante con la vida que él se marque para sí mismo. Desde aquí le mando un abrazo.

Ultima semana de "vacaciones"

Es sábado noche, pero los temas se me acumulan y en la tele no hay nada interesante.
La semana ha estado profundamente marcada por los preparativos para la inminente salida de casa de Jonan y Mikel. “Oficialmente” con el inicio del mes de Noviembre se irán a vivir por su cuenta y riesgo, juntos, a Sestao. O sea, que Pili y yo nos quedamos “solos” en casa. Así debe ser y así va a ser en un plazo mayor o menor de tiempo. Son momentos de esperanza, de ilusión compartida, de miedos, de dudas,… momentos que hacen crecer y que llevan por caminos de independencia y libertad.
Pero, ha habido más “temas”, asuntos menores, pero que nos recuerdan la prosa de la historia.
Estoy a punto de tirar la toalla con “El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas “ de Haruki Murakami. Si no lo he hecho ya es porque tengo muy presente en mi vida (o lo intento) que aquello que se compra es para usarlo, que hay que amortizarlo, que el mayor desbarajuste del consumismo es comprar para amontonar. Traducido al mundo de los libros, que cuando se compra un libro, alguien debe leerlo.  Si me lo prestan, no tengo ningún inconveniente en dejarlo en la página 50, pero si nadie lo ha leído todavía… Y  ese  es el caso de la novela que me está aburriendo. Posiblemente se trata de una buena novela y muy interesante: el problema de la identidad del individuo, del tiempo y la muerte,… Pero, me está resultando muy difícil de leer no por la novela, sino por mi momento. Quizás si la dejo para otro momento…
También he estado en el cine. He visto “Nader y Simin, una separación “, dirigida por Asghar Farhadi. Se ve muy bien y presenta un Irán que nada tiene que ver con lo que acostumbramos a ver en la tele. Pero unos días después puedo decir que no ha significado gran cosa en mi mundo de intereses.
Por último os cuento que hace poco más de una hora he salido de ver, oír y “gustar” a Rafael Amor. Ha dado un concierto en Santoña y no me lo podía perder. Se ha hecho mayor, en el buen sentido –creo- de la palabra “mayor”. O sea, que de cada cuatro canciones dos son a su realidad cercana (madre, hijos, abuelo, mujer), una a uno de esos personajes que tan bien describe y otro a la necesidad de cambiar la realidad social en la que estamos inmersos. Pero, por encima de todo, me parece un genio haciendo poesía, Me imagino que leyéndole perderá mucho, pero escuchándole es un mago de las imágenes, de las descripciones, de los adjetivos. Nos ha asegurado en su primera canción que su razón no era mercenaria y ha terminado (antes de los bises) haciendo que todos cantáramos :”no te entregues corazón libre, no te entregues”. Ha merecido la pena.
Buen puente. A su final tendré que volver al curro.